16 El desamparado, pues, tiene esperanza, y la injusticia tiene que cerrar su boca.