18 Serpentean las sendas de su curso, se evaporan en la nada y perecen.