8 ¡Quién me diera que mi petición se cumpliera, que Dios me concediera mi anhelo,