33 No hay árbitro entre nosotros, que ponga su mano sobre ambos.