17 Llegó, pues, Jesús y halló que ya hacía cuatro días que estaba en el sepulcro.