52 y no sólo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que están esparcidos.