7 Entonces Jesús dijo: Déjala, para que lo guarde para el día de mi sepultura.