9 Simón Pedro le dijo<***>: Señor, entonces no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.