24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que me envió.