48 Jesús entonces le dijo: Si no veis señales y prodigios, no creeréis.