22 Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo,