38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.