20 Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,
21 conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.
22 Y tened misericordia de a algunos que dudan;
23 a otros, salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por la carne.