31 Porque no rechaza para siempre el Señor,