28 no sea que la tierra os vomite por haberla contaminado, como vomitó a la nación que estuvo antes de vosotros.