74 concedernos que, librados de la mano de nuestros enemigos, le sirvamos sin temor