35 (y una espada traspasará aun tu propia alma) a fin de que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.