26 Y no podían sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo; y maravillados de su respuesta, callaron.