40 Porque ya no se atrevían a preguntarle nada.