38 Y todo el pueblo madrugaba para ir al templo a escucharle.