28 Y él, dejándolo todo, se levantó y le seguía.