30 A todo el que te pida, dale, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.