45 No me diste beso, pero ella, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies.