40 Cuando Jesús volvió, la multitud le recibió con gozo, porque todos le habían estado esperando.