26 Entonces el espíritu inmundo, causándole convulsiones, gritó a gran voz y salió de él.