22 Pero él, afligido por estas palabras, se fue triste, porque era dueño de muchos bienes.