3 Pero ellos, echándole mano, lo golpearon y lo enviaron con las manos vacías.