38 Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.