10 Porque sabía que los principales sacerdotes le habían entregado por envidia.