38 Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.