40 Entonces les dijo: ¿Por qué estáis amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?