25 Y una mujer que había tenido flujo de sangre por doce años,