28 Porque decía: Si tan sólo toco sus ropas, sanaré.