29 Al instante la fuente de su sangre se secó, y sintió en su cuerpo que estaba curada de su aflicción.