8 Porque Jesús le decía: Sal del hombre, espíritu inmundo.