8 Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres.