27 Pero Jesús, tomándolo de la mano, lo levantó, y él se puso en pie.