8 Y enseguida miraron en derredor, pero ya no vieron a nadie con ellos, sino a Jesús solo.