8 Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.