7 Entonces se les acercó Jesús, y tocándolos, dijo: Levantaos y no temáis.