32 Deteniéndose Jesús, los llamó, y dijo: ¿Qué queréis que yo haga por vosotros?