8 Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores.