48 Y el que le entregaba les había dado una señal, diciendo: Al que yo bese, ése es; prendedle.