49 Y enseguida se acercó a Jesús y dijo: ¡Salve, Rabí! Y le besó.