30 Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza.