50 Entonces Jesús, clamando otra vez a gran voz, exhaló el espíritu.