3 Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.