4 Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.