17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro,