3 Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha,